Blogia
Alguien voló y fue libre...escribiendo

Hay quien no escucha, pero tambien hay quien no sabe lo que es "escuchar"

Bueno ya era hora de que acabara mi primer artículo para darle vida a todo este “tinglado”. Mi idea es abrir con un tema e ir desarrollándolo con varios artículos relacionados y ver si podemos meter un poco de debate y sentirnos identificados con situaciones que se nos dan en el día a día. Ni que decir tiene que se aceptan sugerencias o ideas para tratar temas de cualquier índole, temas que os gusten u os preocupen. Mi primer articulo pues abre con un tema que me parece que no se valora mucho hoy en día y es el arte perdido de escuchar.

 

Mi amiga Laura ha regresado decepcionada de su veraneo, no tanto de las vacaciones en sí –se ha puesto muy morena sino por los malentendidos con su novio. Todo iba sobre ruedas, hasta que decidieron pasar dos semanas juntos. Me cuenta indignada que él no la escucha. “El otro día le estaba confiando sentimientos muy profundos y yo creía que él me escuchaba con agrado y comprendía lo que le estaba diciendo. Pero de repente, localizó con la vista a un amigo suyo y salió veloz a su encuentro, dejándome a mí con la palabra en la boca. Yo pensaba que me prestaba atención y resulta que no, que tan sólo fingía escucharme. Lo cierto es que me he sentido fatal, y me parece que no le interesa mucho lo que pienso y lo que siento. Me he llevado un buen chasco”.

María José, otra amiga mía, confiesa estar harta. Me dice que cada vez aguanta menos a su cuñado. “Casi nunca puedes contar algo hasta el final –se lamenta–. Cuentes lo que cuentes, da la casualidad de que a él le ha pasado lo mismo pero multiplicado por diez ‘Buáh -te interrumpe- eso no es nada comparado con lo que me ha pasado a mí...’, y de esa forma te arrebata la palabra. Su comportamiento me saca de quicio”.

Mi colega Eduardo también se queja de la mala calidad de algunos oídos. “A mí, por ejemplo, lo que más me saca de quicio es cuando empiezo a contar algo y me cortan con la frase ¡...pues como a todo el mundo! ¿Cómo saben lo que a mí me pasa si no me han dejado acabar? ¿Y cómo saben lo que le pasa a todo el mundo si cada individuo es diferente? Según veo las cosas cada persona es un mundo.

Como señala Eduardo, cada persona es un mundo, y precisamente por eso necesitamos visitar otros mundos para aprender de las vivencias ajenas y enriquecernos con ellas. “La razón por la que ser escuchados nos resulta tan importante es porque nunca llegamos a superar nuestra necesidad de comunicar lo que se siente en nuestros mundos, en nuestras aisladas y particulares experiencias. Quizá por eso escuchar es un bien que escasea. No es una necesidad que tenemos, es un regalo que ofrecemos”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Raymon Mur -

Acabo de descubrir este blog donde mi amigo Rubén escribe y me parece muy interesante los dos temas tratados, de la escucha activa y lo que intentamos oir. Estamos hablando de las personas, de sus sentimientos, y todo se reduce en eso, teneis razón, pero a nivel comercial, con un cliente enfrente, tambien tiene mucho que ver la "escucha activa" que en muchos seminarios comerciales intentan enseñar, para luego no ponerla en practica en nuestra vida corriente o privada. En fin, un saludo a todos los lectores.

carlos ara -

El saber escuchar es algo que cuesta aprender...por lo menos a mí, hasta qué descubres lo reconfortante que es que te escuchen a ti cuando necesitas expresar un sentimiento. Recabar en alguien y que no te escuche es como no poder escribir por no saber expresar lo que sientes. Creo que es muy importante saber escuchar (no es fácil), y la razón es cómo se siente uno cuando necesita de alguien, acude a él y le escucha. Que sea algo común no es razón para interrumpir. El consejo es siempre con buena intención, pero se reviste sin duda alguna de su auténtica finalidad cuando se da una vez que se ha escuchado. No sólo el consejo ayuda a una persona amiga, si no también el haberle escuchado primero. No hay que ponerse ni poner trabas a los demás a la hora de expresar los sentimientos.

javispace -

Rutilante, rutilas tambien en tus comentarios...(o sin el tambien)...

Haces bien de darle la razón a Carlos, entrar en polémicas con el es buscarte problemas :P

Rubo vas a conseguir que nos escuchemos todos, que maravilla.

Más anónimos -

Debate interesante en todas las direcciones que proponéis.

Es difícil escuchar, es difícil estar centrado al 100% en lo que la otra persona te está diciendo, tenemos la capacidad innata de “irnos” aunque sea a ratos y si bien seguimos oyendo cuando nos damos cuenta ya hemos perdido el hilo de la historia.

Podemos hablar también de meditación, como dice Carlos, ¿escuchar es meditar? yo creo que si, siempre partiendo de la base que para mi la meditación es estar en el aquí y en el ahora, y también estoy de acuerdo con Carlos (no te acostumbres) en que si yo no me se escuchar, ¿cómo voy a ser capaz de escuchar a otra persona?. Si me escucho es porque me importo, si te escucho es porque me importa lo que tienes que decir.

Rubén ¿escucharte es un regalo que te hago? yo creo que no, yo creo que escucharte es aceptar el regalo que me estás ofreciendo al compartir conmigo “tu mundo”.

Para mi, escuchar es una manera de decirle a la persona que te está hablando que en ese momento ella lo más importante.
Saludos.

Anónimo -

Antes de empezar, Carlos, y por no darte la razon en todo te has dejado un parentesisi en el texto eh!!asi no podemos ir a aprender ingles con ese talante, esas faltas ...por dios...Bueno respecto a lo primero pues si, es ciero que mas que escuchar oimos, y sobre todo cuando estamos tratando con alguien con la que nuestra implicación emocional es muy alta (nos cuesta escuchar criticas sin mostrar excesiva reactividad ante ellas)y reaccionamos casi mas atacando que aceptando nuestros errores, scando a la luz los de los demas. Respecto a esto quisiera decir que en un conflicto (cuando mas hace falta escuchar), bueno y en general, la forma de actuar que tenemos con los demas nos es devuelto en la misma forma.Respecto al segundo, tb estoy de acuerdo en eso. La gente en occidente suele ser bastante incredula respecto de lo que no conoce, y creo que forma parte de la cultura. Parece que es un prejuicio, que si te gustan esas tendencias pues es que no estas muy bien de la cabeza. Pero creo que por aqui aun no somos muy tolerantes en eso. Nada es incompatible. Se puede estudiar para juez, sin la necesidad de dejar de salir y todos esos rollos y prejuicios (solo trabajar dia a dia es lo que hace sacar las cosas adelante. Evidentemente creo que esa cultura oriental se va a extender cada vez mas porque tiene para aportar mucho en esta sociedad, quiza basico para mejorar en las relaciones interpersonales. ale cos, dicho esto un saludo mando eh!pero fato!(de gran valor)

Carlos -

Un artículo breve pero contundentemente demoledor Ruben, como siempre en lo que se refiere a estos temas (y en lo que se refiere a los demas tb ajajaj) estoy de acuerdo contigo y con lo que han comentado las personas que intervienen en el debate. Por mi parte queria apuntar dos cosas, una de caracter semántico y otra de carácter filosófico. En primer lugar, creo que actualmente se utiliza la palabra escuchar como un simple lugar común que, como ocurre con todos los lugares comunes, esta vacio de significado. En este sentido, lo que hacemos la mayoria de nosotros no es escuchar sino simplemente oir... es decir, prestamos la misma atención a las palabras que al ruido producido por el tráfico o por una discusión entre dos personas que no conocemos de nada. Este es un problema que no solo afecta a las relaciones interpersonales (que es de lo que se trata aquí) sino a todos los ambitos de la sociedad y la cultura (la política española sería un buen ejemplo de esto. En segundo lugar, quisiera derivar el tema hacia una perspectiva diferente a la que se ha planteado hasta el momento. ¿Como podemos discutir sobre la necesidad de escuchar a los demás cuando no somos capaces de escucharnos a nosotros mismos...? creo que en la sociedad occidental (las filosofias orientales nos llevan años luz de ventaja en este tema)las personas tendemos a no mirar dentro de nosotros... cuando a una persona le hablas de la meditación te toma por un "chiflado" y piensa que estas metido en alguna secta.... pues bien aquí dejo la cuestión planteada a ver si os animais a comentar algo (Ruben espero ansioso tu comentario sobre esto porque me parece un tema muy interesante.
Saludos a todos.

javispace -

Muy buena la reflexión. Deberiamos reparar más en estas cosas. Para saber escuchar es requisito fundamental que los demas nos importen, que nos pongamos en su lugar, y que realmente nos emocionemos con las cosas que nos comunican. Para poder llegar a eso se puede nacer, pero entre los que no nacemos así, debemos reflexionar y entrenar esta manera de actuar. Llegará un momento en que nos saldrá, y lo que nos parecerá una locura será no escuchar. No solo nos obligaremos a escuchar sino que sentiremos que debemos hacerlo. Como dice Ruben, las experiencias de los demás son absolutamente originales, no tanto por las ocurrencias o los hechos, sino, más bien, porque los sujetos cambian y por lo tanto los "sentires" cambian.

Saber entender que a todo el mundo no le producen las mismas consecuencias unos mismos hechos nos obliga a escuchar las experiencias ajenas y ponernos en su lugar. Siempre que queramos ser ricos de corazón y mente claro. Los que no quieran, que sigan taladrando y taladrando al personal... Aún asi, quien no haya sido taladro alguna vez, que tire la primera piedra.

Menos tirar piedras y más sensibilidad con los demás, que son tan personas o más como nosotros. Tambien rien, lloran, se aburren, se acojonan... Sintamos a los demas como parte de nosotros. Voy a intentar ser así Ruben, no quiero llegar a ser un Lemming. Gracias por tu artículo.

rubo -

fenix pues empieza a quitar la oreja o te la corto ( y la oreja tb te la corto) y mojate el culo. Si no das cera no me vales, empieza... ahora pensar en que cosas esto nos afecta en nuestras relaciones sobre todo con la gente mas cercana, con las que mas discutimos o cn quien nos cuesta escuchar o que nos escuchen...

Roque Adrada -

Totalmente de acuerdo con lo que has mencionado en el articulo.

A veces nos olvidamos de escuchar incluso en los momentos mas importantes como en este caso.

Fenix -

Así es la vida... Buen articulo inicial Rubén, aquí podría haber cera pero... prefiero poner "la oreja". Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres