Blogia
Alguien voló y fue libre...escribiendo

El rincón de Javispace

Arte Blaugrana

Arte Blaugrana

 

Chelsea, Barça: partido memorable. Diferentes maneras de buscar solución a un mismo crucigrama, y por tanto, desigual percepción de un mismo objeto, ese miniplaneta hinchable llamado balón que, como el nuestro propio, y como todas las entidades universales, disfruta de infinitas consideraciones.

 

El equipo londinense se cerró atrás con un orden y estrategia que recordaba a un ejército romano y no a un ejercito cualquiera, sino una legión de prestigiosos luchadores que escondían con audacia su lanza, punzante instrumento, que solo amanecía tras el escudo si era con la finalidad de causar bajas en el rival. En estas el Barcelona batallaba y batallaba, y no solo no conseguía adentrarse en el frente, sino que incluso tenía alguna baja.

 

El Barça era un grupo de soñadores sin miedo. Un grupo de amigos que se miran a los ojos para correr hacia el paraíso saltando agujeros negros.  El Chelsea era una roca, una roca inhumana, una roca sin sentimientos.

 

El Barça, pretendió rayar el cuarzo con un nuevo material, el arte.

 

El arte no tiene explicación. Si nada tiene explicación, el arte es la no explicación de la no explicación. La vida nos emociona a veces, y no sabemos porqué; con el arte, analogía de la vida, ocurre exactamente lo mismo. Como el arte no tiene reglas, ¿Qué nos importa el arbitro? El arte y la justicia están en planos diferentes. ¿Que nos importan los merecemientos? ¿Los tiros a puerta? ¿Las ocasiones? Repito, el arte y la justicia estan en planos distintos.

 

Tras pintar un maravilloso cuadro, Guardiola corrió y corrió y los agujeros negros se convirtieron en un puente hacia la gloria. Dará igual lo que ocurra en la final, porque la gloria se toca, pero no te la puedes quedar. Por su alma artista, el Barça no alcanzará ni tocará la gloria. El Barça es glorioso.

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Con imaginarlo es suficiente

Es como si una mochila fuera recibiendo arena de reloj segundo a segundo, minuto a minuto. Reloj de arena grande muy grande, pero ya que ni la propia vida es infinita, tampoco lo es la grandeza de su mudo tic tac. El reloj de arena en una mano y la mochila, cada vez más pesada, en la otra.

Te miras a las manos y descubres el rebosar de la arena.

Lo haces coincidir con el final del reloj. Lo imaginas, con eso es suficiente.

Corres muy muy rapido con la mochila colgando. Corres sin dirección. ¿Qué es la dirección cuando se trata de encontrar una playa, la playa de tus sueños?

Te tropiezas, se cae la mochila, te caes tu, y cae la arena. Intentas mezclar la arena con la arena y dejas bien vacía la mochila.

Respiras hondo y te mezclas con el universo.

Con imaginarlo es suficiente.

De supermanes y otras categorias de ciudadanos

De supermanes y otras categorias de ciudadanos

El pueblo español ha elegido a sus representantes. José Luís Rodríguez Zapatero y su partido político han ganado las elecciones. Enhorabuena.

 

En sentido amplio debemos estar orgullosos de nuestra democrática manera de funcionar, donde, dejando a salvo lamentables coacciones terroristas, cada uno puede marcar en su papeleta la opción que considere más interesante, bien para el, bien para todos los españoles.

 

Lo normal, sería, que cuando dejara de hablar de “sentido amplio” y pasara a hablar de “sentido estricto” comenzará a deslucirme con comentarios tendenciosos. Intentaré no caer en la tentación. Resulta difícil vestirse de Superman y volar hacia las nubes para que las cosas claras, sean vistas claramente y las presuntas, presuntamente. De mi cultura jurídica (mucho más que política) viene mi respeto por la verdad. En el campo del derecho civil, la verdad es una especie de pacto entre las partes, una “verdad dispositiva”. En el Derecho Penal, en el cual se protegen los intereses de todos los españoles y no sólo los de los implicados, se busca la “verdad material”. Es decir, lo que esta probado es verdad, y lo que no esta probado se presume. La presunción (iuris tantum) te podrá favorecer o perjudicar, pero la contraparte tendrá la opción de deshacer la fuerza de la presunción probando su posición.

 

En un campo tan delicado como la política, donde todo son habladurías, especulaciones, acusaciones y, comentarios interesados, calumniadores y casi siempre electoralistas, lo mínimo es que los españoles respetemos la “verdad material” y no discutamos partiendo de argumentos que hemos leído en algún lado o escuchado decir. No debería haber ni siquiera presunciones. Debería haber una exigencia continúa de justificación de actuaciones y de prueba de declaraciones. En este pais, la política parece una conversación de café. Quizá por eso, a la vez, las propias conversaciones de café ya no sean ni siquiera eso.  

 

A la vez, es vergonzante el afán del español medio por ponerse una camiseta (PSOE, PP, IU,…) y defenderla como si fuera su familia o su mejor amigo. Da igual la medida que tome el partido correspondiente, si la toma “mi partido” es maravillosa…ahora bien como la tome el rival…sólo quedará criticar, y ya veremos cómo (eso es lo de menos). ¿A que viene esta alienación? ¿Por qué no damos un paso adelante y nos vestimos de Superman? ¿Cuándo empezaremos a ser nosotros mismos, y nada más que eso?

 

Sin ir más lejos, el otro día, en una merendola entre amigos, una vez abrasadas todas las carnes programadas, ingeridas ellas, y, lubricadas con “calimocho” tocó ejercer nuestra “baja españolía”. Haciendo un análisis objetivo no dejaban de verse acérrimas defensas de cada uno de nosotros al partido al que votamos. No solo eso, en cada uno de los comentarios, casi siempre mezclados con los de otros (¡cuánto nos cuesta escuchar!) se apreciaba un patriotismo, no español, sino partidista, ridículo. Como conocía bien a los contendientes, llegué a escuchar planteamientos y defensas que ni los propios contendientes sentían o pensaban (porqué los conozco, repito). Le dije a un buen amigo…”tu no piensas eso”, el respondío…”Si, Javi, claro que pienso eso”…”tu no piensas eso” repetí. Su cara vibró, abrió los ojos con franqueza y espetó…”Javi, podré hablar por mi mismo el día que me desafilie”

 

Es triste que así funcione la política en nuestro país. Ahora bien, el problema no es tanto que los afiliados se pongan firmes ante los planteamientos de sus “superiores”, la cagada es que el bullicio que pasea por la calle funcione análogamente recibiendo ordenes de su entorno, su familia, amigos, políticos, contertulios, periodistas…

 

Por eso a mi amigo yo le digo, “Afiliado has sido y eres una persona anulada, pero si te desafilias y hablas por ti mismo, para mi ya serás, de entre el bullicio, un Superman volador”. Y, en este caso, conociéndolo, volará.

Drogas divinas: El lastre estacional

Drogas divinas: El lastre estacional

Uno de los grandes misterios de la Historia (o vida, o tiempo, o "todo") es la descomposición de la misma en números, en partes, en ciclos, en fases, en periodos... Ya sea el día, el mes, el año, el siglo, o la completa Historia son separados en  trocitos para asignarles diversos atributos y nomenclaturas. Menudos caprichitos que tenemos ¿no? En fin...en algo hay que invertir el tiempo...

La cuestión es que nosotros, los seres humanos, somos nostálgicos (¿vosotros tambien no?) Nos cuesta poco echar la vista hacia atras y rememorar aquel  acontecimiento que nos exaltó, nos hizo llorar o reir, o simplemente sentir...

En esa nostalgia y recuerdo hay un aspecto realmente interesante. Es lo que yo llamo el "lastre estacional".

Todos los veranos de mi infancia, pubertad y parte de mi adolescencia los pasaba en el Pirineo (hasta que el fútbol y su mal colocada pretemporada deshacia otra posibilidad turistica o de ocio). No me es dificil recordar los viajes a Villanúa.

¡Mama! !Hoy último día de cole! !Oeoeoeoe! - exclamaba un servidor mientras se preparaba los "Chocokrispies" en un plato sopero y a la vez sonaba en la radio "La rebotica". Era cuestión de ir al colegio, despedirse de los profes, y salir al patio a hinchar globos de agua para llegar a casa tibios de agua y recibir las reprimendas correspondientes: un guión repetido cada año, pero... ¡que divertido ser protagonista en esas condiciones!.

Si alguna chica te "hacia tilín" la despedida se volvía un poco más compleja, ya que había que forzar una coincidencia en la salida, o mojar (¡y que ella lo viera!) a alguno de los candidatos mas fuertes, o simplemente marcarse una despedida educada y cariñosa.

La llegada a casa era medio triste, medio jubilosa, algo extraño... Mama, ¿a qué hora salimos?.

El viaje seguía siendo extraño, se mezclaba la reflexión sobre el año que transcurría y las ilusiones sobre el verano (¿qué pasará?). La primera parte del viaje (San Mateo, Zuera, Almudevar...) la mente se quedaba en blanco. No estabas en Zaragoza, ya fuera en tercero, cuarto, quinto, sexto de EGB, y tampoco estabas en Villanúa, despreocupado y tranquilo. Estabas en un coche y con un paisaje aburrido y Elton John de fondo te daba mucho tiempo a pensar.

Al pasar Jaca e ir llegando a Castiello, la montaña se acercaba, y los recuerdos iban llegando. Comenzaba un olor particular que te transladaba a otra dimensión. Yo quería sentir el olor particular de allí arriba de manera aún más intensa... ¿Mama, puedo bajar la ventanilla? Mi única preocupación era sacar la cabeza, "respirar la naturaleza", aspirar el pasado, sentirlo y dejar funcionar al "lastre estacional". Ese olor se transformaba en sentimientos, podía sentir "los veranos de mi vida", lo que significaban para mí, lo que me esperaba.... Me sentía especial, ME SENTÍA, que no es poco.

Hoy, 11 de marzo de 2007, en otro momento de mi vida, me he ido a correr al parque, y, por primera vez este año, he sentido el lastre estacional.... 

...olía a primavera...

Recuerdos, dolor, alegría, amor, amistad, diversión, ilusión, nostalgia...

- Hay drogas que no tienen forma de pastilla ni de polvo; hay drogas que no son ni sintéticas ni naturales... SON HUMANAS, aún diría más, SON DIVINAS.-

Clase, categoría, estilo...

Clase, categoría, estilo...

Hay personas que son arte.

¿Cómo ser Bill Murray?

¿Cómo ser Bill Murray?

Estos últimos dias, leyendo la gran cantidad de comentarios al artículo “Honor y Reconocimiento”, uno queda sorprendido sobre la cantidad de vueltas y vueltas que se le puede dar a un mismo hecho. Es evidente que el hecho del que se habla se produjo de un modo, y no de seis o siete modos, sin embargo, sí son seis o siete (o 650) las posturas existentes. 

El fundamento de la existencia de discusiones acerca de las situaciones (únicas por naturaleza) se basa “per negationem” en el mito del eterno retorno de Nieztche. Imaginaros que la guerra civil, el franquismo, la democracia se pudieran repetir infinitas veces pudiendo aprender de los errores cometidos y haciendonos a la vez responsables de los mismos. Cada vez que se repitiera la misma situación las posturas, las perspectivas se irían reduciendo. Lógicamente habría más claridad en el hecho y los conflictos de concretarian mucho más hasta resolver toda problemática. Así pues, finalmente,  habría una única y común posición (o ¿¿es que a un inspector de policía no le gustaria ver en un video el hecho criminal para conocer perfectamente las circunstancias del crimen??) 

Las discusiones, las polémicas vienen de la irrepetibilidad del hecho: un único hecho, miles de posturas, y, una imposibilidad total de revivir el problema para objetivar el planteamiento. 

Como analógico ejemplo, cuando tenemos mil euros en el bolsillo no reparamos en cenar en el “Gayarre” o en “Los Borrachos” o ir a Mcdonald’s si nos apetece comida rápida; ahora bien, si tenemos algunas monedillas sueltas, el problema se agrava. En primer lugar, contaremos las preciadas monedas varias veces con el mayor tino posible para no ruborizarnos ante la dependienta de turno; y en segundo lugar discutiremos con nuestros amigos el lugar de destino, pues no será fácil que a todos guste un concreto y humilde establecimiento. Si hay amigos de diferente capacidad económica el problema es aún más complejo.

La historia no permite grandes alardes, es unidireccional y sólo pasa una vez por cada uno de los segundos que la componen. Se podría decir, que los protagonistas de la historia viven en la estrechez más absoluta. Es por ello, que a la personas que mejoraron la sociedad, descubrieron vacunas, trajeron la paz, unieron los pueblos, los sacaron de la esclavitud, promovieron la justicia… se les recuerde con gran intensidad y arraigo. No realizaron esos actos por virtud de su experiencia o haber vivido esos momentos con anterioridad: Bill Murray (“Atrapado en el Tiempo”).  “Hicieron historia” por ser personajes únicos, y es precisamente por ello, por lo que están en la memoria colectiva: Robespierre (…primeras paginas de “La insoportable levedad del Ser”).

Así, es la presencia de una única vivencia para cada ser humano y la existencia de un único hecho lo que fundamenta la existencia de discusiones. Ahora viene la pregunta fundamental: ¿Quién tiene razón?  

Respondedme vosotros.   

Porqués sin "por qué"

Aquí os dejo unos cuantos "porqués". Cada uno de ellos, esta deducido de una canción. Seguro que acertaís alguna. No creo que a la persona a quién le dediqué este detalle le importe que lo haga público...  

---  Porque la vida es muy bonita en si misma como para preocuparnos por lo que arrastra; 

Porque hay que tener paciencia para llegar a hacer las cosas bien;

porque debemos de preocuparnos de aquello que no muere sino que queda;

Porque hay cosas únicas y son sólo esas las que no se nos deben olvidar;

Porque con los besos de "nadie" no vamos a ningún sitio... hay que buscar y no conformarse;

Porque aunque todo el mundo hiere alguna vez, debemos intentar ser la excepción para que el mundo se llene de "originales";

Porque moriríamos a veces por  estar con alguien y haríamos todo aquello que estuviese en nuestra mano;

Porque nos debemos sentir obligados a que no lloren por nosotros, y que rían, o quizás mejor, que sonrían;

Porque ni los enigmas sobre la ciencia o la divinidad hablan tan fuerte como tu corazón;

Porque por mucho oro que tengamos nunca podremos comprarnos una escalera tan larga que alcance el cielo;

Porque nunca habrá comparación entre el olor del bosque y el del plástico;

Porque hay que cuidar con los trenes que dejamos escapar, pues vida solo hay una;

Porque por mucho que busquemos no encontraremos a Dios fuera de nosotros, esta en nuestro interior y con muchas ganas de mostrarse;

Porque hay cosas que te enganchan y que no te dejan escapar...

...pues bien, no pierdas tu libertad y no lo olvides...

"ser es querer ser quien se es"  ---

Sudor, sueño e insomnio

Sudor, sueño e insomnio

Siendo sábado y estando solo en casa, resulta curioso haber estado ayer a las doce de la noche estirado en la cama mirando al techo. Sin embargo, pensando en mi salud mental y mi necesidad de domingueras y, sobre todo, agradables horas de estudio, uno va comprendiendo semejante acontecimiento.

El mes de Agosto que estoy viviendo, es un mes lleno de contrastes. Por un lado, dias concretamente intensos de juntarte con amigos, salir de marcha y vivir experiencias; y por otro lado, la gran mayoría de los dias, ligeramente tendentes a la soledad.

Los dias, salpicados con el rato de deporte que supone ir al parque con Carlitos a correr, y sobretodo, las noches, son de extraordinaria soledad. Hubiera preferido que, sin ser ningun palacio, mi casa, tuviera estos dias 40 metros cuadrados.

A falta de mis padres y de mi hermana que lógicamente estan de vacaciones, uno, echa de menos tener un hermano gemelo, una amiga interesante y "sin techo" a la que cobijar, o incluso algo más...

El partido de Supercopa Sevilla - Real Madrid supuso un despiste de luz en la oscuridad de este séptimo. El arbitro pitó el final del partido y hubo que apagar el televisor para hacerlo empatar con el ambiente. Me eché a la cama y agoté la bateria de mi teléfono movil escuchando "El Larguero"; ayer estaba Gallego presentando el programa, y le dió un toque personal terminando el programa con Read my mind de los Killers. Apagué la radio fijandome en que ya era Domingo y la puse a cargar con la alarma puesta. El Read my Mind seguía resonando en mi cabeza y me levante de un tirón hacia el ordenador para conseguir esa melodía. Hasta que no se descargó no me fui tranquilo a dormir. Incluso visité Wikipedia para informarme sobre los tales "Killers" y el tal Brandon Flowers. Me puse la dichosa canción 25 veces para sentirme aún mas extraño en la solitaria oscuridad y, al tiempo, al releer el último artículo de Manuel sobre Cine tome dos decisiones. La primera, tomar prestada de algun internaúta la pelicula "Persona", y la segunda, escribir algo en el blog.

Abrí un documento de texto. ¿Sobre que hablar? Ni idea. La falta de ideas fue precisamente el tema que traté en el primer parrafo. Esa extraña introduccion acababa con la palabra "yo", y eso me recordó que quizá debiera escribir algo sobre mi. Lo único con facultad de iluminar en la casa era la pantalla del ordenador, y lo único que habia delante para iluminar, era mi cara. Eso ayudo a fijarme en mi mismo como posible tema.

Despues de cinco minutos cavilando me di cuenta de que no se puede hablar sobre uno mismo con la misma profundidad a unas personas y a otras. No quería desnudarme delante de todo el mundo. Tampoco queria hablar de mi color de pelo y de ojos. La única opción era dar una versión "standard" sobre mi, algo que pudiera valer a todos. Me sentí ridiculo pretendiendo ofrecer una versión normalizada sobre mi. Yo no soy ningun robot.

Apagué el ordenador y me eche a dormir, o a intentarlo por lo menos.

No me puse pijama, no me quite la ropa... tan sólo queria darle naturalidad a ese cambio de "status" que suponía cambiar de posición y cambiar de mentalidad, porqué dormir es una de las pocas acciones que pueden cambiarte la mentalidad. Echense ustedes a dormir con un sentimiento tenso o un amor reprimido; se despertarán mucho mejor.

De repente el cuarto parecía un horno, comence a sudar, con intensidad directamente proporcional al tiempo que me costaba culminar el cambio de estado. Aún así, el empeño, una de mis cualidades, consiguió alejarme del mundo real, y comence a soñar. Entre sudores, medio soñaba, medio vivía, siendo consciente de que estaba en una zona fronteriza.

De repente mi cuerpo acompañó a la cama en su tembleque. Todo ello era acompañado por un grave y sutil sonido que acompañaba a todos y cada uno de los objetos que el tembleque hipnotizaba: mesa, cama, armarios, sillas... Me da que la hipnósis alcanzaba a la propia tierra y que la tierra aprendió rapido a hipnotizar.

No llegué a salir de la zona fronteriza, allí soñaba y, no solo eso, allí temblé unos quince segundos.

Esta mañana me he despertado a las diez pensando, ¡que noche más extraña! Vaya mezcla de sudor, sueño e insomnio... Lo del tembleque no era mas que una parte más de algún sueño y, de hecho, ni me acordaba. Me ducho, me cambio de ropa y salgo hacia filosofía para estudiar. Al poner la radio dicen..."impresionados aún por la experiencia sísmica"...

Son las seis de la tarde, he hablado con unas 30 personas del tema y les he preguntado si han notado algo. Nadie ha notado nada aquí en Zaragoza... ¿habrá sido un sueño?

Arrancaré esas hojas ¡y ya esta!

"La insoportable levedad del ser" es un libro que me recomendo mi amigo Manuel el último verano. Es vergonzoso que aún no me lo haya leido, pero mi hiperactividad mental me impide parar un momento, una noche, y leer un ratito en ese misterioso momento anterior al dormir. Aún asi, como actitud muy típica en mí que es (ser el ajo de todas las salsas, como dice mi queridísimo padre) no pude evitar, un buen día, comenzar a leerlo.

El libro se divide en siete partes. La primera se titula "La levedad y el peso". A su vez, "La levedad y el peso" se fragmenta en diecisiete nuevas celulas literarias.

 

Comence a leer, y no entendi muy bien a que se estaba refiriendo Milan Kundera. Se trataba de un tema bastante abstracto, pero intuía, como me había dicho Manu, que se trataba de una idea muy próxima a la que yo he tenido y tengo sobre el mundo, su pasado y su devenir. Me encantó el modo en el que se expresaba el autor. Los dos primeros puntos eran una introducción de tipo filosófico fantástica. Al llegar al tercer punto comienza la verdadera historia: "Pienso en Tomás desde..."

Cuando llegué a ese tercer punto, me di cuenta de que comenzar con Tomás era meterme en una historia demasiado real y concreta. ¿Cómo voy a comenzar a leer una historia concreta despues de haberme comido toda la filosofía que yo entiendo que existe en tres carillas? Cerre el libro y pensé, otro dia me meto con esto, ahora no.

Habre cogido el libro unas quince veces, y aunque sea por un motivo de mero orden (aunque aqui es porque me lo pide cuerpo) comienzo nuevamente desde el principio: "La idea del eterno retorno es misteriosa y con ella Nieztche...". Lo mas curioso es que me vuelvo a quedar atascado. Nunca paso de "Pienso en Tomás....". Resulta que cuando leo ese intervalo espacial, Tomás me trae sin cuidado. Lo seguiré intentando, pero Milan, si vas a escribir una novela maravillosa sobre lo concreto, relaciones, problemas, amores, desamores, incluso reflexiones, no me escribas "LA REFLEXIÓN" al comienzo, porque me dejas tan "plano" que solo se me ocurre cerrar el libro y mirar al horizonte. Lo peor es que hasta que no pasa un tiempo, en el horizonte veo escrito otra vez lo mismo...

La idea del eterno retorno es misteriosa y con ella Nietzsche dejó perplejos a los demás filósofos: ¡pensar que alguna vez haya de repetirse todo tal como lo hemos vivido va, y que incluso esa repetición haya de repetirse hasta el infinito! ¿Qué quiere decir ese mito demencial?

El mito del eterno retorno viene a decir, per negationem, que una vida que desaparece de una vez para siempre, que no retorna, es como una sombra, carece de peso, está muerta de antemano y, si ha sido horrorosa, bella, elevada, ese horror, esa elevación o esa belleza nada significan. No es necesario que los tengamos en cuenta, igual que una guerra entre dos Estados africanos en el siglo catorce que no cambió en nada la faz de la tierra, aunque en ella murieran, en medio de indecibles padecimientos, trescientos mil negros.

¿Cambia en algo la guerra entre dos Estados africanos si se repite incontables veces en un eterno retorno?
Cambia: se convierte en un bloque que sobresale y perdura, y su estupidez será irreparable.

Si la Revolución francesa tuviera que repetirse eternamente, la historiografía francesa estaría menos orgullosa de Robespierre. Pero dado que habla de algo que ya no volverá a ocurrir, los años sangrientos se convierten en meras palabras, en teorías, en discusiones, se vuelven más ligeros que una pluma, no dan miedo. Hay una diferencia infinita entre el Robespierre que apareció sólo una vez en la historia y un Robespierre que volviera eternamente a cortarle la cabeza a los franceses.
Digamos, por tanto, que la idea del eterno retorno significa cierta perspectiva desde la cual las cosas aparecen de un modo distinto a como las conocemos: aparecen sin la circunstancia atenuante de su fugacidad. Esta circunstancia atenuante es la que nos impide pronunciar condena alguna. ¿Cómo es posible condenar algo fugaz? El crepúsculo de la desaparición lo baña todo con la magia de la nostalgia; todo, incluida la guillotina.

No hace mucho me sorprendí a mí mismo con una sensación increíble: estaba hojeando un libro sobre Hitler y al ver algunas de las fotografías me emocioné: me habían recordado el tiempo de mi infancia; la viví durante la guerra; algunos de mis parientes murieron en los campos de concentración de Hitler; ¿pero qué era su muerte en comparación con el hecho de que las fotografías de Hitler me habían recordado un tiempo pasado de mi vida, un tiempo que no volverá?
Esta reconciliación con Hitler demuestra la profunda perversión moral que va unida a un mundo basado esencialmente en la inexistencia del retorno, porque en ese mundo todo está perdonado de antemano y, por tanto, todo cínicamente permitido. (p.7-8)

Si cada uno de los instantes de nuestra vida se va a repetir infinitas veces, estamos clavados a la eternidad como Jesucristo a la cruz. La imagen es terrible. En el mundo del eterno retorno descansa sobre cada gesto el peso de una insoportable responsabilidad. Ese es el motivo por el cual Nietzsche llamó a la idea del eterno retorno la carga más pesada (das schwerste Gewicht).
Pero si el eterno retorno es la carga más pesada, entonces nuestras vidas pueden aparecer, sobre ese telón de fondo, en toda su maravillosa levedad.

¿Pero es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad?

La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. Pero en la poesía amatoria de todas las épocas la mujer desea cargar con el peso del cuerpo del hombre. La carga más pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será.

Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes.
Entonces, ¿qué hemos de elegir? ¿El peso o la levedad?

Este fue el interrogante que se planteó Parménides en el siglo sexto antes de Cristo. A su juicio todo el mundo estaba dividido en principios contradictorios: luz-oscuridad; sutil-tosco; calor-frío; ser-no ser. Uno de los polos de la contradicción era, según él, positivo (la luz, el calor, lo fino, el ser), el otro negativo. Semejante división entre polos positivos y negativos puede parecernos puerilmente simple. Con una excepción: ¿qué es lo positivo, el peso o la levedad?

Parménides respondió: la levedad es positiva, el peso es negativo.

¿Tenía razón o no? Es una incógnita. Sólo una cosa es segura: la contradicción entre peso y levedad es la más misteriosa y equívoca de todas las contradicciones.

Poema de Borges y reflexión: "Pase a la siguiente pregunta por favor"

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada

reina, torre directa y peón ladino

sobre lo negro y blanco del camino

buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada

del jugador gobierna su destino,

no saben que un rigor adamantino

sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero

(la sentencia es de Omar) de otro tablero

de negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza

de polvo, tiempo, sueño y agonías?

 

Nuestro colaborador en ajedrez, "Fenix", introdujo hace unos dias un "post" donde aparecía un fragmento del poema de Borges que acabamos de leer. Me gustaria comentarlo y relacionarlo con algunos conceptos.

Las preocupaciones trascendentes del ser humano tienen su origen hace cientos y cientos de años. Cuando los seres humanos tenian un ámbito de actuación espacial de un valle, un rio, o una llanura por sus escasos medios técnicos para desplazarse, las preocupaciones trascendentes (podemos llamarlas así, ¿porque no?) comenzaban por "el otro lado del rio", "el otro lado del valle", o "el fin de la llanura". De hecho se pensó durante un tiempo que más allá de los mares habia un gran precipicio infernal gobernado por un dragón.

Hoy en día, las dudas estan en los "black holes" (agujeros negros) o en los "quasars".

¿Tienen más razón estas teorías que las relacionadas con "dragones"?

No, desde el momento en que la tierra es redonda solamente porque lo he estudiado y jamas he llegado al fín de los mares para comprobar si hay dragones o no... tan importante es para mi una teoría como otra. Y es que ¿no puede ser que hubiera dragones entonces y agujeros negros ahora?. Incluso quizá todo lo que tenemos delante es decorado y todas las informaciones y conocimientos son interesados.

Es muy importante hacer referencia a "ese primer momento" en que alguien tuvo el impulso de preguntarse el porqué de algo. No siempre nos hemos preguntado por los "porqués", y es que cuando actuabamos de "manera instintiva" no existía razonamiento alguno. La pregunta surge aquí, si de repente un hombre tuvo imaginación para plantearse cosas. ¿Qué imagino? (quizá dragones) ¿Porqué imaginó eso? (¿Porque imaginó dragones?), ¿qué le dió la fuerza para de la nada imaginarse esos dragones?. Aquí tenemos el primer gran PORQUÉ.

Imaginaros la serpiente de vuestro terrario. Esa serpiente tendrá cuatro maneras de conocer la verdad. 1) Porqué un día "se transforme" (como se transforma aquel primate en "2001 Una Odisea del Espacio" para "construir" la primera herramienta) y comience a imaginar cosas, es decir, "filosofar" del mismo modo que podría hacerlo el peón que va a e4 en lugar de e3. 2) Porqué llegue a tener tanta fuerza o invente algún artilugio como para poder escapar del terrario. 3) Porqué su dueño muera y el nuevo dueño decida liberar a la serpiente bien por ganas de enseñarle la verdad, bien por ecólogia. 4) Porqué la propia serpiente muera y allí, en la muerte, lo viera todo de otro modo.

Supongamos que tras la muerte no se nos dice nada o que a "nuestro dueño" no se le ablanda el alma, es decir que lo dependiente directamente de otros no nos favorezca. Solo nos quedará la filosofía, la investigación de nuestra esencia...o por otro lado, la vía espacial, intentar llegar lo más lejos posible para "destapar" el terrario. Lo cierto es que la vía de la filosofía, del raciocinio pásivo, parece una vía complicada de alcanzar la verdad, salvo que a nuestro dueño le apetezca darnos más "primeros momentos" (mutaciones...aquel primate...)

Solo nos queda la vía espacial, la vía tecnológica...¿seremos capaces de destapar el terrario?

Creo que la vía espacial, en abstracto, parece la más probable posibilidad de llegar a conocer nuestra "trASCENDENCIA". Sin embargo, cuando Dave Bowman tocó los limites del conocimiento tan sólo pudo deambular por una casa barroca hasta echarse a dormir sin poder explicarle a nadie su logro. ¿Y la serpiente? Tan solo hay que imaginar lo que haría la Abuela María si se la encontrara enroscada en el salón de casa: coger la escopeta y matarla. ¿Y si escapara? Solo podría deambular ya que no encontraría a sus congéneres para comunicarles la vivencia. ¿Y si los encontrara? La tomarian por loca.

Si el grado de empirismo, fuerza cientifica, constancia de un gran hallazgo trascendente se llegara a producir estariamos ante uno de los grandes momentos de la humanidad. Sin embargo nuevas preguntas volverian a surgir, pues nunca dejariamos de ser serpientes de alguien: "tendriamos nuevos dueños".

La pregunta es clara: ¿Vale la pena recorrer todos estos caminos si nos encontraremos siempre con nuevas preguntas?

Si me lo preguntaran en una entrevista respondería SIN DUDARLO: "Pase a la siguiente pregunta por favor".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Una historia de aquí (o de alli) de terror (o de humor) / Ponte el cinturon de seguridad.

Una historia de aquí (o de alli) de terror (o de humor) / Ponte el cinturon de seguridad.

La radio estaba demasiado alta. Un trayecto ideal Garrapinillos - Alcala de Guadaira en el coche de mi hermano era tarea útopica. Sus gustos músicales estaban en la otra orilla de un rio lleno de serpientes. Con el volumen a reventar todo era aún peor. Tanto mi hermano como su novia (los podeis ver en la foto agitandose en una de sus noches de descontrol) agitaban sus cabezas al son de las guitarras como dos toros que envisten al caballo del "picador". A mi, aunque solo fuera en este caso, me hubiera encantado coger, no la pica, sino incluso una guadaña para cortarlos en pedazos. Mi relación con Luis (18) y Ana (16) no era (era) del todo mala, aunque ellos siempre llevaban un rollo de pasotismo que no lograba entender. Para pasota yo, que soy el que menos rollo llevo encima.

Eran las siete de la tarde de un 25 de Agosto. El cielo presentaba un atardecer típico de la zona en estas épocas. Las nubes quemadas por el sol no tenian la fuerza suficiente para blanquear la situación. Lo que no cambiaba era la música, perdón, el ruido.

- Ya queda poco - Asintió Luis como quien descubre América.

- Hombre ¡ya era hora! Porque con el concierto que estan dando estos cabrones te distraes y vas a la velocidad del caracol.

- Mira niñato, ten mucho cuidado, eres el auténtico moco de la familia...¿entiendes?

- ¿El moco eh? Tu confiate... (y se confió y sino al tiempo)

- ¿Qué me confie? Vamos hombre, ¿pero este tio que se cree?

- Venga, dejalo ya Luis - Rogó suavemente Ana con actitud diplomática.

Yo estaba realmente hasta los cojones de mi hermano y de su novia. En cuanto a mí, llevaba dos meses hasta los cojones (tambien) del oxígeno que me va ofreciendo segundo a segundo el coñazo que supone vivir. La diplomacia de Ana era ya la reostia, me sacaba de mis casillas. Una individua que escuchaba esa mierda de música y agitaba la cabeza como un ciervo se las estaba dando de "Coffee Anand".

Sin comentarios.

Mi cerebro se desactivo y me decante por la senda de las pulsiones. Ni corto ni perezoso, tras recorrer dos centésimas de dicho camino me encontré con un paisaje pintoresco que me ofrecía ideas sencillitas pero jodidas. Saque la pistola del bolsillo de mi bomber y le pegue un tiro a mi hermano. Ana comenzó a gritar y cogió el volante. Lo del volante era lo de menos, había que oirla gritar. Gritaba y gritaba (bueno, y lloraba) y conducía el coche como buenamente podía.

Había coches delante y detras, y dada la ocupación (lo de preocupación estaba superadisimo) de Ana en no estrellarse y/o estrellarnos yo tenía todo el tiempo del mundo para apuntarla y acojonarla. Si la mataba, yo tambien me iba a tomar por culo. Como habiamos quedado en que la vida me daba igual le pegue un tiro en todo el ojo y nos fuimos los dos a la mierda (los tres contando a mi hermano).

Suerte que cuando nos fuimos a la mierda todos, me desperté, ¿donde? ¿en vida o en muerte?

No lo se yo, lo vas a saber tu...

 - Este es el relato que se encontró en el cuaderno de un niño de diez años, ahorcado, en su habitación del Centro Psiquico "Maria Moliner" (Teruel de la Frontera). Fue lo último que escribió, explicando los hechos que un mes antes había provocado en el coche de su hermano. Fue el único sobreviviente del "accidente" ya que aunque era más pasota que Luis y Ana no se vanagloriaba de ello y por ende no tenía reparos en ponerse el cinturon de seguridad. De todos es sabido que para bandear bien el cuerpo al son de la música, este tiene que estar libre de yugos. Así les fue. -

La caja de la casualidad

La caja de la casualidad

Hoy es 28 de Junio de 2006. Es un día para analizar lo ocurrido ayer, en Alemania, en el partido España - Francia.

La selección llegaba con mucha ilusión a estos octavos de final despues de los primeros tres partidos en los que España había sumado nueve puntos dando, en general, muy buenas sensaciones. Las casas de apuestas, o lo que es lo mismo, la futurología más exacta que yo conozco, nos colocaba en quinto lugar en la predicción de un posible ganador. Francia quedaba algo más atras en esta lista. Suelo escuchar en boca de mucha gente comentarios como "es que somos gilipollas", "los españoles siempre nos creemos todo lo que dicen los periodicos" o, "nunca ganaremos nada". Pues a la vista del lugar que ocupa España en las apuestas (internacionales, no españolas) me pregunto una cosa: Nosotros igual lo somos, pero ¿son los demás tambien gilipollas?

Podriamos pensar que el diario Marca, o el As, o la Cadena Ser, o la Cope...nos pintan un panorama equívoco con la intención de vender más o de ilusionarnos tontamente, ahora bien, realmente a España se la ha respetado mucho desde Alemania y desde los grandes focos del fútbol mundial como uno de los rivales a batir.

Despues de la manera chapucera de ganar de la mayoría de las selecciones, el futbol estético del combinado español unido a la riqueza táctica de Aragonés daba confianza a los que saben de esto. Solo hay que remitirse a comentarios de muchos seleccionadores de otros paises, o antiguas glorias como Beckenbauer o el propio Maradona: ¿Todos estos tambien son gilipollas?

El fútbol es como la vida (extraño) y es muy común, que el equipo encerrado que lanza una falta lateral injusta se lleve un partido en el que un equipo joven y con ansias de hacer las cosas bien ha trabajado por la victoria y ha encerrado a una campeona del mundo. Si, ya lo se, España no ha llevado peligro manifiesto al area rival, pero...¿Francia? ¿Qué ha hecho?

España ha lanzado a puerta diez veces, Francia tambien. La posesión de España ha sido del 56% y la de Francia del 44%. Las jugadas de ataque son tambien parecidas: 105, las españolas y 108, las francesas. Por otro lado, 41 balones recuperados por España y 48 por Francia, y unas 70 perdidas de balón por ambos equipos.

¿El resultado? 3-1 para Francia. Muy bien, enhorabuena. Cuando el partido con el 1-1 en el marcador tenía acojonado a dos estados vecinos, una falta injusta daba la opción a Francia. La falta fue botada por Zidane y Xabi Alonso peinó lo justo para prolongarla a un Viera que se la encontró en el segundo palo. Vieira mandó su remate a donde más dolía: a la pierna de Sergio Ramos y, por extensión, a la red. ¿Vaya golazo eh?

Eso bien pudo pasar en el lado español. La calidad de Ribery, la potencia de Torres, la magia de Maradona, el gol de Pele, la cintura de Cruiff, las genialidades de Best, y volviendo al presente, la elegancia de Zidane...no apacieron ayer, ni directamente, ni por imitación. Lo único que apareció fue la mala suerte, la casualidad, la falta de premio. El fútbol es como la vida, extraño. La vida tiene unas reglas muy claras, casualidad, capricho, injusticia...y el fútbol es el deporte que más se le asemeja. Quiza por eso, mueva multitudes.

Todo el mundo se explica, sin dudar, porqué España no gana un Mundial. Yo, no me lo explico. Pero lo acepto, porque acepto la casualidad.

Y es que del mismo modo, que no me explico como determinadas personas llegan a gobernar un pais, o determinadas personas llegan a triunfar en la vida haciendo tan poquito "de bien"... tampoco me explico como buscando "las casualidades" con mucha más fuerza que otros paises (véase Italia) el destino no nos regale un churrillo al estilo del segundo gol francés de ayer.

1982 (Arconada, porterazo guardandose la cantada de su vida para el momento menos acertado), 1994 (Luis Enrique - Tassotti, etc), 2002 (Al Ghandour), y 2006 (detalles menores) serviran a mucha gente para decir: "Nunca ganaremos nada". Para mi, todo eso sirve para confiar en la selección. Aún más.

Nunca encontrará un tesoro, quien se quede en casa, pero quien rastrea y rastrea con ilusión y buen hacer, lo acaba encontrando. Puede que las casualidades no esten de su lado en Primavera (Eurocopa de 1882), Verano (1994) y Otoño (2002 o 2006) sin embargo, estoy seguro de que llegará el Invierno y excavando en la nieve, encontraremos una caja, la caja de la casualidad.

Abriremos esa caja en algun Mundial y nos servirá para hacer, fundamentalmente dos cosas:

(con la magia de la caja ¿eh?):

- Meter tres o cuatro goles en los momentos precisos, jugando mejor o peor, y sentirnos, por una vez, GANADORES.

- Y sobre todo, hacer algo con los miles de cenizos que hay en este pais: CERRARLES LA BOCA.

Gracias, Selección. 

Trabajar, amar y tener fe

Trabajar, amar y tener fe

Acabo de ver una entrevista a Dani Pedrosa donde se demuestra que un campeón nace, pero tambien "se hace". Dani Pedrosa es, ademas de un gran deportista, una persona íntegra. Siempre tranquilo, siempre coherente, nunca dice una palabra más alta que otra. Su humildad es apabullante. Si Jorge Lorenzo hubiera ganado lo que ha ganado Pedrosa no me quiero ni imaginar cual sería su "modus operandi".

De la entrevista me quedo con dos preguntas (y sus respectivas respuestas).

* ¿Qué has aprendido de tu padre?

Que para conseguir lo que quieres tienes que trabajar.

* ¿Qué has aprendido de tu madre?

Que hay que amar. Y que hay que tener fe.

Es evidente que Dani Pedrosa se entera de lo que ocurre a su alrededor, sea a cero o a trescientos por hora. Admirable deportista, admirable persona.

El Hombre Elefante, la victoria de la sensibilidad

El Hombre Elefante, la victoria de la sensibilidad

 

El Señor es mi Pastor, nada me falta:

en verdes praderas me hace recostar;

 

me conduce hacia fuentes tranquilas

y repara mis fuerzas;

me guía por el sendero justo,

por el honor de su nombre.

 

Aunque camine por cañadas oscuras,

nada temo, porque tu vas conmigo:

tu vara y tu cayado me sosiegan.

 

Preparas una mesa ante mí,

enfrente de mis enemigos;

me unges la cabeza con perfume,

y mi copa rebosa.

 

Tu bondad y tu misericordia me acompañan

todos los días de mi vida,

y habitaré en la casa del Señor

por años sin término.

 

Cuando John Merrick se libera de sus cadenas y ora el Salmo XXIII una ventana se abre y un paisaje surje. No es una casualidad que sus primeras y libres palabras sean precisamente esas. Pues "El señor", su fuerza interior, es quien le permite construir su triciclo de la libertad sin contar con herramienta alguna.

Cuando la pelicula finaliza, es dificil no pararse a pensar en lo extraños que somos los seres humanos. Es indudable que no hay nada mas lamentable en nuestra condición que nuestro orden de valores vaya dirigido a tener tal o cual forma en la cara. Resulta dívino, maravilloso, observar a John Merrick palpar la suavidad de sus sabanas como si esa sensación bastara para fundamentar toda una existencia.

Una persona que nace como ser humano y que, en vida, no se le da siquiera esa condición y tiene que exigirla exclamando "No soy un monstruo, soy un ser humano" mientras el gentio avasalla su alma. Todo ello contrasta con el abrazo de comprensión y amor entre John y el Señor Treves, con la catedral que con esmero construye, con la fortaleza para recuperarse y sentirse "lleno" de nuevo, con su educación...y con el mayor brillo de su estrella sobre las demas. Ojala todas las nuestras brillaran tanto.

El virus del amor

Todos y cada uno de nosotros debemos nuestra vida a la unión de dos personas. La propia naturaleza establece la regla: Hay una equivalencia entre los hombres y mujeres basada en la igual necesidad de unos y otros para que el ciclo vital continue. Cuando nacemos lo primero que nos encontramos es una mujer, nuestra madre, la persona que mas nos quiere. Resulta dificil entender a cualquier persona que minusvalore a otra por razón de su género. Esa persona muy posiblemente no recuerde su origen, quien le recibió con los brazos abiertos... 

La evolución de la Historia nos demuestra que los seres humanos han intentado aprovecharse de las circunstancias para sus propios intereses. Los reyes utilizaban el privilegio de nacer reyes para tener una vida acomodada. Lo mismo cabe decir de los señores feudales. Tambien los hombres mas fuertes, aprovechan, en muchos casos, su poderío físico para imponerse dentro de la sociedad; incluso, los ladrones aprovechan su falta de conciencia y codigos morales para subsistir a costa de hurtar a los demas.

Parece que los hombres por "aquella" superioridad física que tuvieron antaño fueron ganando una preeminencia sobre la mujer. Claro, me refiero a la epoca de los primates, hoy parece que algunos, aun quieren seguir siendolo y no comprender ciertas cosas. Es triste que por un primer momento tan "animal" y tan poco racional, se establezcan comportamientos, actitudes o "culturas" (como algunos preferirian llamarlo) que sometan a la mujer a un yugo durante tantisimos años. Poco a poco la sociedad se va humanizando y entendiendo que la superioridad física puede ser un criterio deportivo, pero nunca un criterio de autoridad.

La solución mas importante a esta problemática es la crítica social. Hoy en día hay problemas muy dificiles de solucionar, donde en muchos casos, ademas, no existe una democracia positiva, pues mas gente hace o dice cosas negativas, que lo contrario. Sin embargo, en España, hay una democracia positiva en este aspecto que tiene que someter a critica y rechazo social a cualquier comportamiento machista y "animal".

Los problemas mas dificultosos estan en otras culturas donde aparece la democracia negativa a la que me refería. Aqui la única solución pasa por la educación y la comunicación. Sin embargo, todo ello con pies de plomo, ya que suele tratarse de religiones o culturas de caracter muy radical, donde las respuestas a proposiciones que pudieran considerar abusivas, podrian ser tambien radicales.

Asi, deberiamos comenzar por lo que tuvieramos mas cerquita, y utilizar la táctica del boca a boca, imagen a imagen. Sin duda que ese es el camino, pues los seres humanos escuchamos y miramos, con lo cual, los que pensamos desde la justicia y el amor, digamos y hagamos cosas positivas para que aquellos lo hagan tambien, y asi, sucesivamente. Seamos un virus positivo que se expande, el virus del amor.

Luces rojas

Esta mañana subía hacia el "campus" de la Universidad y a la altura de la Calle Tomas Bretón ha tocado dentro del "orden aleatorio" de mi Mp3 la canción "Pongamos que hablo de Madrid". Como soy una persona que, consciente o inconscientemente, hace muchos prejuicios, nunca creí que con ese título, esta canción me llegara a emocionar.

El caso es que hoy me he concentrado en escucharla. El volumen lo he puesto altísimo, porque de vez en cuando me gusta darme un capricho, y, he sentido un momentillo de esos que hay que valorar como "especial". Es como si...me hubiera puesto en la piel de Sabina cuando le ocurrió eso, cuando sintió una ciudad que le superaba, o por lo menos, que rompía con situaciones, criterios o valores que había conocido. Claramente, Sabina, no solo aprecia distinción entre Madrid y lo demás, sino entre un Madrid anterior y posterior. Dice "Las niñas YA no quieren ser princesas", pues antes, parece que sí querian serlo (obligadamente...) Fijaros si el recorrido que hace tiene cáriz cronológico, que hasta se hace conjeturas sobre su muerte, o sobre la muerte que le venga a visitar en el futuro.

En algunos momentos da un toque trágico al informarnos de que en ese lugar "los pajaros visitan al psiquiatra", "las estrellas se olvidan de salir" y que lo único que le queda a el es "un agujero".

Ese desarraigo que provoca la ciudad, que rompe con el estado de naturaleza, distrae el momento histórico en el que menos desarraigo político hay. En 1400 había camas, comida, y sobretodo, personas, pero estas, quedaban anuladas por la política caciquista y déspota. En 2000 hay democracia y se le da tanta importancia a la persona, que incluso (¿qué menos no?) cada individuo tiene un voto. Ahora bien, se junta a ello, un sistema y un orden que parece que absorbe a "esa persona".

"Pongamos que hablo de Madrid" me ha hecho sentir esa sensación. Me ha hecho sentir miedo en la inmensidad o "miedo a la enormidad" como diría uno que yo me sé.

Me he acordado, mientras le daba vueltas a la canción, de otra sensación similar. La que me produce, pero sobretodo, me produjo en su momento ver la película "Seven" (1995).  Estamos hablando de ambientes de ciudades que superan con creces los cánones de extensión e impersonalidad que tiene una ciudad europea. Incluso podrian considerarse "ambientes futuristas"...¿o no os recuerda el agente Mills (Brad Pitt) mojandose bajo la lluvia y pisando coches a Deckard (Harrison Ford) en Blade Runner enfrentandose a parecida situación?

En esta película, no se le pone nombre a la ciudad que le da soporte, llueve desde un principio, dias grises, oscuridad, edificios grandes, muchas puertas en cada piso de los edificios, un matrimonio que es matri-monio en los momentos mas importantes y sin remedio; personas como John Doe, como Viktor, y sobretodo, como Morgan Freeman, la conciencia de la pelicula. Toda la ambientación de la pelicula merece tantos elógios como la propia historia y espectacularidad de la misma y de su guión.

Aquel día fuí al cine con mi padre. Fue una época en la que soliamos ir al cine, y vi grandes peliculas encadenadas: como "En la linea del fuego" (1993) o "Cadena perpetua" (1994).

No recuerdo en que cine la ví, pero era muy oscuro, y tenia luces rojas para marcar la numeración de cada fila. Era el cine perfecto para verla, aunque eso solo lo supe despues, una vez vista. Salí del cine perplejo, no quería que ese momento terminara. Es como cuando el Barsa gana la Copa de Europa una noche, y te tienes que ir a dormir... Yo no quería hablar de otra cosa que no fuera la película. Le dije a mi padre, "oye Papa, la película increible, ¿eh?", y el respondía "Muy buena". Es hombre de pocas palabras...yo quería más. Me tuve que ir a dormir con todo eso dentro. Aquel día no fue un día cualquiera. Me emocioné tanto más que hoy...

No creo que quede mucha gente que no haya visto la pelicula. Los que no lo hayan hecho, que la alquilen, que apaguen las luces del salón y que se embarquen en un viaje por la inmensidad y la inseguridad que produce estar en un laberinto, con cosas peores que un Minotauro. Rezad para que en el Madrid de Sabina no haya que incluir nuevas estrofas. 

Si pudierais poner tambien luces rojas...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Odiar es no saber que "alguien" existe

Muy posiblemente todos vosotros hayais tenido rencor hacia alguien, aunque solo sea un rencor transitorio; practicamente seguro que habreis insultado y; no tengo ninguna duda de que alguna vez hayais pensado o dicho que tal o cual es "mala persona". Yo no me he librado de ninguna de esas conductas.

Quizás deberiamos plantearnos la posibilidad de dar un paso más y preguntarnos si odiar puede tener algun fundamento. Yo en mi rastreo de respuestas a todos los porqués que me han surgido he pensado sobre el asunto mucho y tengo una idea consolidada sobre el tema. Mi afirmación principal es la siguiente:

 "Nadie es tan subjetivo como para ser culpable de algo"

La principal columna en la que me asiento para hacer tal afirmación, es que todos y cada uno de nosotros, cuando hacemos algo, no somos responsables de lo que hacemos. "Alguien" manda en nuestro interior, mas concretamente, manda la casualidad. La casualidad, el destino, la suerte, el orden de cosas establecido, las circunstancias, nuestra genética, la ciudad en la que "por casualidad" nacimos (me repito, claro, es inevitable) , el que nos educaran de un modo u otro, el ir a una ikastola, el haber escuchado la cadena "Ser" en lugar de "La Cope" durante la adolescencia sin haberle dado importancia a la elección, etc... son ese "alguien".

Con todo el compendio de ejemplificaciones del párrafo anterior solamente quiero poner sobre la mesa las ideas que rigen nuestro funcionamiento: la objetividad, el ínteres y el destino.

Por supuesto que hoy en día, siempre que no cometamos una aberración social como por ejemplo "asesinar" y vaya por ello a la carcel, somos libres. Ahora bien, se trata de una libertad con minusculas, una libertad que nos permite "socialmente hablando" no estar sujetos a esclavitud como por ejemplo ocurría en la época romana. En todo eso, somos libres.

Sin embargo, la libertad como idea abstracta que define el comportamiento del ser humano no existe. Pongo un ejemplo: Estais en la cocina, abrís la nevera pudiendo optar por asir una naranja o coger un yogur. ¿Realmente creeis que la decisión que tomeis es un ejercicio de libertad? Mi respuesta es "no". Para mi, la decisión es una casualidad. Algunos podreís pensar que mi ejemplo es equívoco, porque, claro, ¿quien pone atención en ese tipo de decisiones? Pero no, no van por ahi los tiros.

Pongo un segundo ejemplo: Os gustan infinitamente dos chicas, Ana e Isabel. Ana es maravillosa, una "gran persona", ayuda a los demas, es muy inteligente, guapa y le encanta hacer deporte. Isabel es vaguísima, muy habladora, no es fea, esta mas rellenita que Isabel, y es muy atractiva. (Vaya dos descripciones me he marcado, jejeje) Vayamos al grano, no sois vosotros los que tomais la decisión de optar por una u otra, es vuestro "alguien". A Fernando le encantan las chicas mas rellenitas y que hablen mucho; y a Luis le encantan las chicas guapas por encima de todo y que hagan deporte. ¿Son Fernando y Luis libres? Son libres con minusculas, claro. Pero no son LIBRES. Imaginaros que ellos decidieran libremente sobre tal cuestión. Ello daría igual...ya que ¿ha elegido Luis esa configuracion de su personalidad que le hace volverse loco con una chica deportista? ¡Que va! Fue Dios, o quien sea (destino, casualidad, objetividad) quien organizó las cosas de ese modo. Al fin y al cabo, ulteriormente siempre hay algo que se nos escapa, y legitíma que "alguien" mande.

Del mismo modo que en las matemáticas, hay algo que no se controla, y se le acaba "por ministerio de la ley" asignando el nombre de infinito, en la propia vida, la libertad esta alli, en el infinito, y solo Dios puede llegar allí. Los demas somos "titeres" que "alguien" maneja.

Todo este sustento ideológico me sirve para afirmar, que "alguien" tambien es responsable del modus operandi de un asesino. Por eso, reflexionando, en frio, soy incapaz de odiar a un asesino. El no tiene la culpa. Irá a la carcel para que no sigan muriendo personas, pero no tiene la culpa. Por eso hay que perdonar siempre.

Ya dijo Jesus de Nazaret, que había que poner la otra mejilla. El, por ser casi Dios, sería el único con los cojones suficientes como para, en un momento dado, poner "la otra mejilla" sin odiar ni responder. Nosotros debemos luchar por ser asi, aunque lo tenemos dificil ya que no somos tan subjetivos como para poder hacerlo "con mayusculas".

El cemento, la señalización y la competición

El cemento, la señalización y la competición

"Eres un hipocrita y un inconsciente. La politica es un mero sustento sobre el cual capitalistas incapaces como tu no dejan de asombrarnos de sus convicciones. Por cierto tu q eres de zaragoza, si quieres de verdad entender todo lo q pasa en tu ciudad has de conocerla entera, no solo por tu barrio, q seguro q es un barrio horrorosamente pijo. Paseate por la madalena, ve a la gente en la miseria pidiendo para sobrevivir. El dia q veas eso y conozcas sus historias acabaras odiando todo lo q representa la politica. Lo q eres tu en esencia: Hipocresia pura y dura"

Estos fueron los comentarios que se hicieron en la pagina de un amigo. Los dejo aqui para que lo podais comentar y que expongais vuestras ideas sobre política, sociedad....etc. Sería una especie de comentario de texto. Empiezo yo. Me limitare a pegar la que fue mi contestación. Animaros vosotros!!!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 

Puestos a ordenar el mundo mediante "reglas de tres" tu tampoco conoces mas realidad que la tuya.

Es evidente que mucha gente ordena sus ideas con arreglo a sus intereses. Quizás por ello tengas una posición arisca hacia la política. Muy posiblemente, tu familia, en las comidas o reuniones que hayáis tenido, o sino, en tus quedadas con los colegas, hayáis echado la culpa a los políticos, a "la puta sociedad" de todos vuestros problemas.

Puede que incluso tengáis razón. Quizás la configuración capitalista de la sociedad haya dado al traste con algún negocio que montasteis tu o algún familiar o colega (son los defectos del capitalismo). También puede haber ocurrido que desde generaciones pasadas tu familia (o la de quien sea) no haya sido adinerada, en cuyo caso quizás haya que echarle la culpa no a "la política" como concepto sino a situaciones políticas sociales o económicas pasadas.

Es muy crudo que una persona, por sus circunstancias, entierre a la política. Es crudo por una sola razón, porque ha habido sufrimiento. Ante una persona que sufre y ve sufrimiento, hay que tener compasión. Es normal que no seas capaz de entender lo que la "política" significa al margen de tal o cual político.
Ojala supieras que la política es el único medio para superar toda esta problemática, pero quizás tu y mucha gente como tu no estéis yendo en la dirección correcta.

¿Crees que no me da pena esta situación? ¿Crees que no me gustaría que todo fuera diferente?
Es complicadísimo cambiar las cosas, pero con la "antisocialización" que demuestras aun lo es más. Deberías no criticar tanto, y dar soluciones, ¿no será que la misma ignorancia que demuestras a la hora de dar soluciones aquí es la que llevo a un antepasado tuyo (o mío) a la pobreza?

Cuando vas en bicicleta y se sale la cadena. Puedes arreglarla, centrarte en conseguirlo, luchar...y montarte de nuevo en la bici, o bien, enfadarte y lanzar la bicicleta al suelo con rabia.

Lo que te duele, es que haya gente a quien no se le salga la cadena nunca. Aunque sea complicado, deberías alegrarte por ellos, y simplemente valerte de lo que la vida te ha dado. Por supuesto, deberías luchar por un sistema en todos los sentidos mas positivo, hablar con las personas de tu alrededor y enseñarles el camino correcto (por difícil que sea)...
Si la cadena de algunos nunca se sale porque cuentan con la bicicleta mas cara, ¿sabes cual será tu "carta de presentación"? Que no hay avería que se te resista. Ahí esta la verdadera felicidad. La “otra” felicidad te la traerá la política, pero solamente si todos nos implicamos. La inspiración solo le valía a Picasso cuando le “pillaba trabajando”.

El único camino posible para acercar la política a todas las personas se compone de cemento, señalización y competición:

- El cemento es la dureza de las personas, la ambición, la imperturbabilidad, el dar valor a "un buen mecánico de bicicletas" y facilitar que la vida, mediante buena educación desde la infancia, se llene de mecánicos. De esta manera, la gente no se rendirá tan rápido como parece que tú te rindes.

- La señalización. Por supuesto, los políticos y la política, debe mejorar cada día para encontrar una formula de justicia social. Pero sobretodo, entiendelo, la “política” somos todos, y no eres tan importante como para escaparte de ella. Implícate o se lo pondrás muy fácil a los que quieras defender sus intereses propios y no los de la colectividad, ¿o es que tu no estas dentro de esta?.

- La competición: "Homo lupus homini", como bien dijo “Pensamientos” mas arriba. La única vía para que las personas no se queden en el sofá sentadas es premiar el trabajo con remuneración, el mejor comercio con más beneficios, la televisión que mejor funciona con más ventas, y el mejor examen con un sobresaliente... ¿o queremos otra URRS? Ojala todos fuéramos “Dios” y no fuéramos “imperfectos” como somos. Suena duro, pero tenemos que avanzar en unas cuantas direcciones, no sólo debe mejorar la política, sino todos nosotros (que somos los que la construimos o lo podemos hacer potencialmente): humildad, amor, trabajo, implicación. Todo esta en nuestra cabeza y en nuestro corazón, y frente aquellos que dicen “la vida es una mierda”, les diré que todo es relativo, y que cada uno tiene sus circunstancias…pero que si hay algún camino a seguir…perdónenme, pero es este.

 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres