Blogia
Alguien voló y fue libre...escribiendo

El destino: casualidades, coincidencias, circunstancias.

El destino: casualidades, coincidencias, circunstancias.

Antes del dramático partido de España, mi objetivo era el siguiente. Disfrutar de la victoria, llegar a casa bien borracho y escribir un artículo sobre los cientos de temas, películas y directores que me rondan la cabeza. También había pensado en pillar con alguna francesa abatida por la derrota gala, pero mis planes, desde el primero hasta el último, se han ido al traste.

Llego a casa triste, en ningun caso sorprendido, por el resultado del partido. Intento escribir algo interesante, y no puedo. Sin embargo, recuerdo que tras el encuentro, en la puerta del bar, hablamos de las decisiones arbitrales, de los pequeños errores, de como una decisión encadena otra decisión, y ésta encadena otra y otra y otra. Y hablamos de que todas ellas podían haber sido de otra forma simplemente por una opción en un pase, por un mal despeje, o por tropezar cuando no debes. Todo es casualidad, y causalidad. Todo es al fin y al cabo, circunstancia.  Y el futbol, por supuesto, no escapa a estas reglas. Como diría Ortega y Gasset: "El fútbol es el fútbol, y sus circunstancias".

En el cine, igualmente, todo es cine y circunstancias. Desde las explícitas casualidades que aparecen plasmadas en un guión (avatares de los protagonistas, manejo del tiempo...), hasta circunstancias personales del guionista a la hora de elaborar el guión (talento personal, estado de ánimo...), pasando por circunstancias del rodaje, de la elección de los actores, de la promoción de la película, selección de la banda sonora... Así, como veis, hasta el infinito. Todo es circunstancia.

Lejos de elaborar un discurso filosófico, que por otra parte me encantaría, me voy a limitar a recomendar una película. Tal y como hemos visto, toda obra está terriblemente marcada por sus circunstancias, pero en este caso me refiero a una película que hace de "la circunstancia y la casualidad" la base de su argumento. Digamos que es una película en la que la protagonista es "la casualidad".

CORRE LOLA CORRE (Tom Tykwer, 1999), cuenta la historia de cómo una joven alemana (Franka Potente) tiene que conseguir, contrarreloj, una elevada suma de dinero para salvar la vida de su novio, envuelto en un asunto de drogas. Se trata de una carrera frenética en busca de la salvación, donde las decisiones, el tiempo, la suerte, o incluso Dios, tendrán la última palabra.

Es una película minimalista en todos los sentidos. Pocos escenarios, pocos personajes, pocas escenas... hasta la música (techno alemán) es claramente minimalista. Supone un ejercicio narrativo, por lo menos, interesante y divertido. Berlín aparece de modo espléndido coloreando la desesperada carrera de la protagonista, que nos involucra zancada a zancada en su misión casi suicida. Una calle equivocada o una decisión precipitada pueden hacer que el plan de Lola se vaya al traste.

Y esto, mira tú por donde, me recuerda otra vez a la selección española...

En el próximo artículo hablaremos de cine. Esta noche me faltan fuerzas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

manuel -

me alegro de que te haya gustado fenix. esta claro que no es una obra maestra, pero es un "experimento" que hay que ver... seguiremos recomendando películas, no te preocupas. un abrazo amiguitos que me voy a sanfermiiiiiines!!!

Fenix -

Me ha gustado mucho la peli, por lo menos era original, cuando he visto que se repetía la acción me ha recordado un poco a memento, la prota estaba buenecilla no? Sigue recomendando pelis buenas. Por otro lado me queda no se un regustillo como que podía haber sucedido cualquier cosa en el final, de hecho es como 3 finales distintos, pero aun podía haber habido más. Liala Manolo del bombo!!!

javispace -

Ví "Lola corre Lola" contigo, y me pareció una película que realmente hay que ver. Es muy original.

En cuanto a las casualidades, estoy completamente de acuerdo, mi filosofía sobre la vida es que todo se basa en casualidades.

Ahora bien, dejemos la filosofía a un lado y aterricemos al puro fútbol. Me parece vergonzoso que ahora todo el mundo empiece a echarse atras en su apoyo a la selección y comience a argumentar la derrota de España en sustentos futbolisticos, en argumentos negativos o, en definitiva, en nuestra menor calidad o conocimiento de los caminos que llevan a la victoria.

Por favor, ¿es tan difícil entender que este partido lo han decidido dos chorradas? ¿es tan difícil reconocer que España ha hecho lo necesario para ganar, ha jugado un partido competitivo y ha merecido igual que Francia el pase a cuartos?

No confundamos, una falta mal pitada que se mete Sergio Ramos lamentablemente a su portería con hacer las cosas bien, jugar con madurez, o, al fin y al cabo, merecer o no merecer la victoria.

No podemos valorar a la selección por los resultados, ello sería un ejercicio de "cazurrismo" (muy español), valoremos a la selección por su juventud y sus ansias. ¿Merecen estos chicos tanta crítica por una casualidad?

Yo aplaudo vuestro proceder. Gracias por vuestro querer, gracias por vuestras ansias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres